Biopsia

La biopsia suele realizarse con el fin de realizar pruebas genéticas que pueden mejorar en gran medida las posibilidades de lograr un embarazo satisfactorio y un recién nacido sano.

En la última década, el objetivo principal de las tecnologías de reproducción asistida ha pasado de conseguir un embarazo a lograr un recién nacido vivo y sano.

Dependiendo de la edad de la mujer, entre el 40% y el 75% de los embriones humanos pueden contener un número anormal de cromosomas. La mayoría de los embriones con anomalías cromosómicas no consiguen implantarse y, en el caso de que lo consigan, lo más probable es que acaben en abortos espontáneos.

Uno de los principales objetivos de los laboratorios de medicina reproductiva es maximizar el número de nacidos vivos por ciclo estimulado ayudando a los pacientes a reducir los costes, el tiempo y los esfuerzos para conseguir un embarazo.
Para lograr este objetivo, deben aplicarse estrategias eficaces de selección de embriones para identificar los que son reproductivamente competentes dentro de una cohorte obtenida durante un ciclo de FIV.

Hay evidencias científicas de que el cultivo de blastocistos combinado con pruebas genéticas y la transferencia de embriones euploides, vitrificados y desvitrificados, son un enfoque que podría aumentar la eficacia del ciclo FIV.

Algunos investigadores sugieren que el cribado genético preimplantacional podría utilizarse como herramienta clínica para mejorar las tasas de implantación y de recién nacidos vivos y, a su vez, disminuir los embarazos múltiples y el riesgo de aborto.

Las pruebas genéticas preimplantacionales (PGT) ayudan a seleccionar los embriones euploides, o que carecen de trastornos genéticos concretos, para la transferencia de embriones y mejoran aún más los resultados de la FIV (1).
La biopsia se realiza o bien mediante la extracción de 1 ó 2 blastómeros en embriones en día 3, o por extracción de 5-10 células de trofectodermo en la fase de blastocisto (día 5-7).

(1) Rodriguez-Purata J. et al. El resultado reproductivo se optimiza mediante el cribado genómico del embrión, la vitrificación y la posterior transferencia a un endometrio sincrónico preparado. J Assist Reprod Genet. 2016 Mar; 33(3): 401-412.

Estudios han demostrado que las tasas de implantación y de embarazo clínico son mayores en transferencias diferidas, esto indica que los resultados de los ciclos se optimizan con embriones cribados genéticamente, su vitrificación y posterior transferencia a un endometrio sincrónico preparado (1).
La biopsia de trofectodermo es el método más común de biopsia de embriones para las pruebas genéticas de preimplantación (PGT). Reducir la exposición del embrión al láser y el tiempo del procedimiento, son los principales objetivos para cualquier profesional a la hora de realizar la biopsia. Por ello, se han desarrollado diferentes enfoques de la técnica. Una vez que se sujeta el embrión, la micropipeta de biopsia tira de 5 a 10 células del trofectodermo y se realizan disparos láser en las uniones celulares. Las células se separan mecánicamente mientras se sigue tirando de ellas (pulling) con la micropipeta de biopsia.
En el caso de los blastocistos eclosionados, se propone como alternativa el desplazamiento del embrión (flicking). Después de realizar los disparos con láser, se superponen ambas pipetas y se crea tensión sobre la micropipeta de biopsia, que mantiene sujeto el embrión, moviendo la pipeta de sujeción con las células que se pretende biopsiar. Un movimiento rápido, un flick, ayuda a separar la biopsia del embrión.
En el caso de los programas PGT es importante llevar a cabo una técnica de biopsia segura, pero es esencial implementar un procedimiento de vitrificación exitoso que permita obtener el tiempo suficiente para obtener el resultado genético que asegure la futura viabilidad del embrión.
En el caso de los blastocistos eclosionados, se propone como alternativa el desplazamiento del embrión (flicking). Después de realizar los disparos con láser, se superponen ambas pipetas y se crea tensión sobre la micropipeta de biopsia, que mantiene sujeto el embrión, moviendo la pipeta de sujeción con las células que se pretende biopsiar. Un movimiento rápido, un flick, ayuda a separar la biopsia del embrión.
En el caso de los programas PGT es importante llevar a cabo una técnica de biopsia segura, pero es esencial implementar un procedimiento de vitrificación exitoso que permita obtener el tiempo suficiente para obtener el resultado genético que asegure la futura viabilidad del embrión.

Aunque la posibilidad de fallo en pruebas genéticas es baja, esto implicaría volver a biopsiar el blastocisto no diagnosticado. La repetición de la prueba implica una segunda ronda de biopsia y una segunda ronda de vitrificación. Por otro lado, también puede existir la posibilidad de que las pacientes soliciten pruebas genéticas en embriones no biopsiados que ya están criopreservados, esto para asegurarse una transferencia de un embrión euploide. En este caso, aunque se realice una única biopsia, será necesario realizar dos procedimientos de criopreservación.

La evidencia científica ha demostrado que el calentamiento de embriones previamente vitrificados, seguido de biopsia y recongelación, mantiene la viabilidad del embrión y las tasas de embarazo clínico (2). Además, dado que el blastocisto rebiopsiado es euploide en un alto porcentaje de casos y esto conlleva resultados de embarazo favorables, esta estrategia merece ser considerada para todos aquellas pacientes que quieran conocer el estado de ploidía de toda su cohorte de embriones, y particularmente para aquellos pacientes que no tienen otros embriones disponibles para transferir (3).

(1)Rodriguez-Purata J. et al. El resultado reproductivo se optimiza mediante el cribado genómico del embrión, la vitrificación y la posterior transferencia a un endometrio sincrónico preparado. J Assist Reprod Genet. 2016 Mar; 33(3): 401-412.

(2) Wilding M. et al. Estrategia de desvitrificación, biopsia y revitrificación para PGT-A en embriones previamente criopreservados. Facts Views Vis Obgyn. 2019, 11 (3): 223-227

(3) Neal S.A. et al. Cuando las pruebas genéticas de preimplantación basadas en la secuenciación de próxima generación para la aneuploidía (PGT-A) arrojan un informe no concluyente: resultados de diagnóstico y resultados clínicos después de la re biopsia. JARG. 2019, 36:2103-2109.

Set up placa de biopsia

La placa de biopsia se prepara con gotas de Gamete Buffer recubiertas con aceite Hypure. El embrión se estabiliza firmemente con la pipeta de sujeción mientras se utiliza la pipeta de biopsia para extraer con precisión las células biopsiadas.

Existen diferentes estrategias para abrir la zona pelúcida:    

– Mecánicamente con pipetas PZD.  

– Químicamente con una solución ácida.

– Golpes de Laser.  

Pipetas de biopsia Kitazato

Están especialmente diseñadas con una punta plana y pulida para proteger la membrana celular durante la extracción de blastómeros o fragmentos de trofectodermo y minimizar el daño al embrión biopsiado.

Pipetas Kitazato PZD

Están especialmente diseñadas con una punta muy afilada y fina para permitir un corte fino y facilitar la penetración de la zona pelúcida sin dañar el embrión.

IVF Lifecycle

Kitazato ofrece una amplia selección de productos de calidad que maximizan el éxito en cada paso del ciclo de FIV. Obtén más información sobre los productos específicos en cada procedimiento de FIV.

Ver todos
Punción ovárica
Más info
Andrología
Más info
Cultivo
Más info
Biopsia
Más info
Vitrificación
Más info
Transferencia embrionaria
Más info
Punción ovárica
Más info
Andrología
Más info
Cultivo
Más info
Biopsia
Más info
Vitrificación
Más info
Transferencia embrionaria
Más info